Permanece en Mi Amor

Hermanos y hermanas en Cristo, este año el lema elegido para la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos (17 al 23 de Enero), por la Comunidad de Grandchamp en Suiza, es:

“Permanece en mi amor y les daré fruto en abundancia”.

Es el gran deseo de Dios, expresado por Jesús: que retornemos a Él y permanezcamos en Él. Él nos espera incansablemente, con la esperanza de que, unidos a Él en el amor, daremos frutos de vida para todos. No le demos la espalda “al otro” por miedo a la diferencia, y veamos solo lo que nos separa. Escuchemos cómo Cristo nos llama a permanecer en su amor y dar fruto en abundancia.

En los tres momentos de oración que siguen, recordaremos la llamada de Cristo y retornaremos a su amor, poniendo de nuevo al Señor en el centro de nuestra vida. Porque el camino de la unidad comienza en la intimidad de nuestra relación con Dios. Permanecer en su amor fortalece nuestra búsqueda de unidad y reconciliación con los demás. Dios abre nuestros corazones hacia aquellos que son distintos a nosotros. Este es un fruto importante, el regalo de curar las divisiones que existen dentro de nosotros, entre nosotros y en el mundo.

En paz oremos al Señor: Señor, tú eres el viñador que nos cuida con amor. Tú nos llamas a ver la belleza que hay en cada sarmiento unido a la vid, y la belleza de cada persona. Pero, a menudo, nosotros, Señor, tememos la diferencia, nos centramos en nosotros mismos, se desvanece nuestra confianza en ti, y la enemistad aumenta entre nosotros.

Ven, Señor, y dirige de nuevo nuestros corazones hacia ti. Concédenos vivir de tu perdón para que podamos caminar unidos alabando tu nombre.