Dios amaba mucho al mundo

¡Feliz Día del Padre a todos nuestros padres, abuelos, padrastros, padrinos y a todos aquellos que son esa figura paterna especial en nuestras vidas! ¡Sepan que amamos y apreciamos todo lo que hacen por nosotros y por los muchos sacrificios que hacen por todos! ¡Dios los bendiga a todos!

hermanos y hermanas, ahora estamos entrando en la larga Temporada del Tiempo Ordinario en nuestro año litúrgico. Llamamos a esta temporada del año “Tiempo Ordinario”, pero celebramos al menos una vez a la semana en nuestra Eucaristia que “Así amó Dios al mundo”, por lo tanto, ningún tiempo es ordinario. ¡Solo lea Juan 3:16! ¡No dejemos que nuestros ojos se vuelvan sombríos ante esta maravilla del amor de Dios! Entonces, ¿cómo podemos hacer que este “Tiempo Ordinario” sea extraordinario? Comience aquí: maravíllese con un amanecer, sonría a una persona gruñona, hable con el mendigo y pregúntele qué le gusta para el desayuno y consígaselo, respire aire fresco profundamente, escriba una carta a su senador pero solo de una manera cordial, sé bueno con un compañero de trabajo que no lo merece, pregúntale a alguien cómo está y prepárate a escuchar, habla la verdad, especialmente si te asusta, toma el tiempo para notar la belleza de un viejo amigo, ríndete de tu orgullo y siente el amor de Dios por ti tal como eres, luego ve y dale ese mismo amor a alguien que lo necesita.
Hable por los derechos humanos de cada persona. Y si necesitas más ideas, ¡lee uno de los Evangelios! ¡El fin de semana pasado celebramos nuestras primeras Misas públicas en más de tres meses! Fue muy conmovedor celebrar la Eucaristia con personas queridas que han extrañado celebrar nuestra adoración juntos. En general, creo que las cosas salieron bien, aunque algunas personas no pudieron ingresar al Centro Serra ya que habíamos alcanzado el límite de 100 personas. Continuamos transmi tiendo en vivo las Misas las 10 a.m. y 12:00 del mediodía. Este fin de semana continuaremos con el mismo horario de Misas y luego reevaluaremos a fin de mes. Les recuerdo que hemos agregado Misas el sábado a las 8 y 10 am en inglés y a las 12:00 del mediodía en español y el domingo agregamos una Misa a las 3 p.m. en español. Estas Misas presentan las lecturas y oraciones del Domingo, no son Misas de entre semana. Son Misas Dominicales y están menos concurridas, por lo que tienen más oportunidades de entrar. Gracias a todos por su paciencia.

¡Los últimos días en nuestro país han sido bastante angustiantes! ¡Nuestra situación económica, la continuación de la pandemia de COVID‐19 y la horrible cifra de muertos, y luego los últimos incidentes de racismo sistémico levantando su fea cabeza una vez más! En respuesta a ‘Black Lives Matter’, algunos replican que Todas las vidas importan. Y esto es verdad. Sí, todos somos importantes para Dios y para unos a otros. Pero hay una disparidad real en nuestro país. Como el Padre David Gaa, nuestro Ministro Provincial escribe: “La verdad es que el racismo continúa en nuestro país porque beneficia a aquellos de nosotros que somos blancos… Pero si realmente deseo vivir plenamente mi fe, necesito abrazar la justicia por completo, dándome cuenta de que la gracia de Dios me ayudará. Necesito orar por su ayuda para darme cuenta de que el racismo es una herida espiritual”. (Padre David Gaa, O.F.M. en “Una Carta Abierta a Mis Hermanas y Hermanos Blancos Que son Católicos Romanos”) Y así, les insto a todos a rezar por el coraje de hacer lo correcto. Los Obispos Católicos de los Estados Unidos ofrecieron una hermosa oración a Nuestra Señora por ayuda para vencer el racismo. Lo encuentras en el boletin de hoy (página 8). Amén.

Bueno, queridos amigos, el próximo fin de semana marcará el final de mi tiempo con ustedes como su párroco. Sin embargo, dado que mi mudanza a San Diego no es hasta agosto, todavía estaré aquí para ayudar al Padre Oscar con algunas de las Liturgias. ¡Ha sido un gran recorrido! He disfrutado mucho mi tiempo con ustedes durante estos cortos cuatro años y medio. Solo espero que, de alguna manera, Dios me haya usado para ayudarte en tu propio crecimiento espiritual en el Señor. Los echaré de menos, pero sé que volveré de vez en cuando para visitar. ¡Los amo y los aprecio a todos! ¡El Señor los bendiga!

¡El Señor los bendiga! Fr. Vince