ENCONTRANDO LA GRACIA EN NUESTRA REPÚBLICA DE SUFRIMIENTO

Una declaración del obispo Robert McElroy de San Diego

Diocese of San Diego
Diocese of San Diego

Una tristeza profunda y paralizante envuelve a esta nación que amamos tan profundamente. El peligro y la carga de la pandemia nos han desgastado. Nos hemos quedado aislados, separados de muchas de las alegrías que dan sentido a nuestras vidas, y en muchos casos separados de la bendición de la familia misma. Si en la mayoría de los momentos tal trauma para nuestra sociedad habría creado un sentido energizado de unidad y solidaridad, en este momento ha creado división y alienación. Nuestra economía ha sufrido un paro cardíaco y el miedo a las fallas económicas está en duelo con el peligro de una pandemia para desdibujar el camino hacia delante. Estamos desgastados.

Y junto con este agotamiento de toda nuestra gente, la falla sísmica que es la mayor vergüenza del pasado y presente de nuestra nación —nuestro legado de prejuicio racial, violencia y silencio— ha estallado una vez más en el asesinato de George Floyd y ahora desgarra el mismo tejido de nuestra sociedad. La muerte de un hombre transmite el mal de cuatrocientos años de opresión racial. Las palabras de un hombre – “No puedo respirar” – capturan el poder penetrante e insidioso de los prejuicios raciales estratificados dentro de las estructuras de la vida pública estadounidense y sus sistemas legales, políticos y económicos. ¿Dónde reside la gracia en un momento como este?

Se encuentra en comprender que una curación genuina para nuestra nación solo se puede encontrar en un esfuerzo radical para acompañar a la comunidad afroamericana en su cansancio, rabia, esperanza y desesperación que se han formado y deformado sobre el yunque del racismo. La nuestra no debe ser una respuesta episódica que busca calmar las aguas de la agitación racial y luego volver a la normalidad. La única respuesta moral auténtica a este momento en la historia de nuestra nación es una conversión sostenida de corazón y alma para comprender genuinamente el abrumador mal del racismo en nuestra sociedad y rechazar descansar hasta que lo hayamos eliminado. ¿Dónde reside la gracia en un momento como este? Se encuentra en las palabras de Terrence Floyd, el hermano de George Floyd, quien al encontrarse en medio de un dolor abrumador señaló el camino hacia delante para nuestra nación cuando pidió una unidad pacífica para reemplazar la unidad destructiva del saqueo, la violencia, el nacionalismo divisivo y el tribalismo partidista. Estamos en un momento que exige un compromiso imparable para forjar una nueva solidaridad en nuestra nación, encontrando en el mismo sufrimiento de los últimos meses una base para la compasión y la unidad, la amistad y la paz. ¿Dónde reside la gracia en un momento como este?

Se encuentra en saber que la presencia de Dios nos rodea en estos días de tristeza y pérdida, y nos llama a la conversión moral y espiritual, para que el alma de nuestra nación pueda renovarse y nuestros ojos puedan ver verdaderamente la Gloria de la venida del Señor una vez más en medio de nosotros.