EXTRANJEROS

Fr. Sam Nasada, OFM

DE NUESTRO VICARIO

En 2014, hice mi internado de capellanía en el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles. Siendo un hospital judío, sin embargo, no significa que solo limiten sus servicios a aquellos que son de religión judía. Uno de sus principios fundamentales es el mandamiento de Dios de “no opriman a los extranjeros, pues ustedes saben lo que es ser extranjero. Lo fueron ustedes en la tierra de Egipto.” (Éxodo 23: 9). Además, “al extraño que viva con ustedes lo mirarán como a uno de ustedes y lo amarás como a ti mismo, pues ustedes también fueron extraños en Egipto” (Levítico 19:34).

Todas las lecturas de las Escrituras para este domingo involucran la noción de un extraño. La primera lectura de Isaías habla de que Dios trae extranjeros a su monte santo si se unen a él y guardan sus mandamientos. El Salmo cuenta cómo TODOS los pueblos alaban al Señor. San Pablo dirige este pasaje específico a los gentiles en su carta a los Romanos. Y finalmente, en el Evangelio, Jesús sana a la hija de una mujer cananea, un pueblo considerado por los judíos como adoradores de ídolos.

Estar alejado, fuera de lugar o venir a un espacio desconocido no es una sensación agradable. Cuando vine a los Estados Unidos a estudiar hace más de 20 años, tuve que lidiar con una nueva cultura y una nueva forma de vida. A veces, podría sentirse amenazador y desalentador. Tuve la suerte de que había un buen número de estudiantes indonesios en la escuela que me ayudaron en la transición a este nuevo lugar. No puedo imaginar la experiencia de alguien que está completamente solo en un lugar desconocido.

Los Estados Unidos siempre ha estado orgulloso de su historia como el país de inmigrantes. La tierra de las oportunidades sigue atrayendo a personas de otros países para emigrar aquí. Sin embargo, parece haber un sentimiento creciente de que es hora de cerrar la puerta ahora, que nuestro país no puede permitirse el lujo de dejar entrar a más personas porque amenaza la prosperidad y el bienestar de los ciudadanos. Este sentimiento también es compartido por algunos Católicos. Incluso las enseñanzas del Papa Francisco sobre dar la bienvenida a los migrantes a veces son atacadas como “propaganda socialista” o como intentos de formar “un orden mundial”.

Lo que parecen olvidar es que la atención especial de la Iglesia Católica a los migrantes no es una innovación reciente del Papa Francisco, sino que está arraigada en la larga tradición de la Doctrina Social de la Iglesia, cuyos principios fundamentales son el carácter sagrado de toda vida humana y la dignidad fundamental de cada persona.

El Catecismo de la Iglesia Católica dice: “Las naciones más prósperas tienen el deber de acoger, en cuanto sea posible, al extranjero que busca la seguridad y los medios de vida que no puede encontrar en su país de origen. Las autoridades deben velar para que se respete el derecho natural que coloca al huésped bajo la protección de quienes lo reciben.”

El Papa Pío XII escribió una carta a los obispos de los Estados Unidos el 24 de diciembre de 1948: “Aunque el dominio de cada uno de los Estados debe respetarse no debe aquel domino extenderse de tal modo que por insuficientes e injustas razones se impida el acceso a los pobres, nacidos en otras partes y dotados de sana moral en cuanto esto no se oponga a la pública utilidad pesada con balanza exacta.” Posteriormente añadió esta declaración a la constitución apostólica Exsul Familia Nazarethana.

El Papa San Juan Pablo II escribió en Ecclesia in America, su exhortación apostólica a los fieles del continente americano: “… la Iglesia en América debe ser abogada vigilante que proteja, contra todas las restricciones injustas, el derecho natural de cada persona a moverse libremente dentro de su propia nación y de una nación a otra. Hay que estar atentos a los derechos de los emigrantes y de sus familias, y al respeto de su dignidad humana, también en los casos de inmigraciones no legales.”

El sentimiento de alejamiento y alienación no es lo que Dios quiere para su pueblo. “La Iglesia escucha el grito de sufrimiento de los desarraigados de su propia tierra, de las familias forzadamente divididas, de los que, en los rápidos cambios actuales, no encuentran una morada estable en ningún lugar. Percibe la angustia de quienes carecen de derechos y de toda seguridad, quedando a merced de cualquier tipo de explotación, y se hace cargo de su infelicidad. [Estamos llamados a trabajar] para que se respete la dignidad de toda persona, para que el inmigrante sea acogido como hermano [o hermana], y para que toda la humanidad forme una familia unida que sepa valorar con discernimiento las diversas culturas que la componen (Mensaje del Papa San Juan Pablo II para la Jornada Mundial del Emigrante 2000). El Papa San Pablo VI dijo en su homilía de clausura del Concilio Vaticano II: “Para la Iglesia Católica, nadie es un extraño, nadie está excluido, nadie está lejos.”

Unámonos a los obispos de Estados Unidos y México, quienes en su carta pastoral conjunta “Juntos en el Camino de la Esperanza: Ya No Somos Extranjeros” declaran: “Así mismo nos hacemos solidarios con ustedes, hermanos y hermanas migrantes, y continuaremos abogando en su favor para que haya políticas de migración favorables y justas. Nos comprometemos, como comunidades de discípulos de Cristo en ambos lados de la frontera, a acompañarlos en su caminar, para que éste sea realmente un viaje de esperanza y no de desaliento, y que en el lugar al que lleguen sepan que ya no son extranjeros, sino miembros de la familia de Dios.”

Paz, Padre Sam