Los Buenos Tiempos

DE NUESTRO PÁRROCO ASOCIADO

¿No les gustaría que pudiéramos retroceder en el tiempo, volver a los tiempos buenos? En los tiempos buenos pasados, no había una pandemia de que preocuparse, no había Internet y las personas no se atacaban en los medios sociales. En los tiempos buenos, los niños podían jugar con seguridad en la calle, los políticos se trataban con respeto y todos vivían en armonía con sus vecinos. En los tiempos buenos, había tantos sacerdotes y monjas e ir a la iglesia los domingos era una rutina familiar. Pueden agregar muchas más después de las palabras: “En los buenos viejos tiempos …”

Como acabamos de celebrar la fiesta de San Agustín hace unos días, me gustaría compartir una cita de uno de sus sermones:

“Siempre que sufrimos alguna angustia o tribulación, encontramos advertencia y corrección para nosotros mismos. Nuestras Sagradas Escrituras en sí mismas no nos prometen paz, seguridad y reposo, sino tribulaciones y angustias; el evangelio no guarda silencio sobre los escándalos; pero el que persevera hasta el fin, se salvará. ¿Qué bien ha sido esta vida nuestra, desde el tiempo del primer hombre, desde que mereció la muerte y recibió la maldición, esa maldición de la que Cristo nuestro Señor nos libró?

Así que no debemos quejarnos, hermanos, como algunos de ellos se quejaron, como dice el apóstol, y perecieron a causa de las serpientes. Hermanos, ¿qué nuevo sufrimiento soporta ahora la raza humana que nuestros padres no sufrieron? ¿O cuándo soportamos el tipo de sufrimiento que sabemos que soportaron?

Sin embargo, hay hombres que se quejan de la época en la que viven y dicen que la época de nuestros padres fue buena.

¿Y si pudieran volver a los tiempos de sus padres, luego se quejarían? Los tiempos pasados ​​que crees que fueron buenos, son buenos porque no son tuyos aquí y ahora”.

Es la naturaleza humana querer vivir cómodamente y libres de problemas. Incluso podríamos pensar que la manera de lograrlo es convirtiéndonos en Cristianos, como si al ser bautizados siempre tuviéramos suficiente dinero, éxito en nuestra carrera, y libres de todos los problemas de la vida. Como usted y yo sabemos, esa no es la realidad. A diferencia de algunos pastores que ven en la televisión, no verán a nuestros sacerdotes diciéndoles que envíen dinero a cambio de felicidad o prosperidad.

Como Jeremías, podemos sentir que Dios nos ha seducido. Esta vida de seguir a Dios resulta ser más difícil de lo que pensamos. O podemos sentirnos como Pedro. Su idea de un mesías era alguien que derrocaría a los ocupantes romanos y devolvería a Israel sus tiempos buenos de soberanía y prosperidad. Cuando Jesús le dijo que lo matarían, Pedro protestó: ¡No lo permita Dios! Entonces, el discípulo que Jesús acababa de elogiar como la roca sobre la que construiría su iglesia ahora se llama “satanás” y un obstáculo (en el griego: skandalon, literalmente una piedra de tropiezo).

Ser Cristiano no se trata de vivir una vida más cómoda. En cambio, se trata de renunciarse a sí mismo, tomar nuestra propia cruz y seguir a Cristo. Es una vida que no está destinada a vivir egoístamente. Cuando otras personas a nuestro alrededor sufren, nosotros también sentimos el dolor. Cuando una parte del cuerpo de Cristo está sufriendo, el resto del cuerpo también lo siente.

Existe una alternativa. Podríamos simplemente renunciar a todo esto del Cristianismo y vivir como si Dios no existiera. Pero como dice Jeremías, pronto tendríamos este fuego ardiente dentro de nuestros corazones, el fuego que es el inmenso amor de Dios que anhela que regresemos. Y citando de nuevo a San Agustín, nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Dios.

Recordar los buenos tiempos no nos servirá de mucho. Vivimos en el momento presente, y cada momento tiene el potencial de ser bueno si llevamos nuestra cruz y vamos a donde el Espíritu Santo nos lleve, no para volver a los tiempos buenos, sino a un futuro lleno de esperanza. El Papa Francisco en su exhortación apostólica Gaudete et exsultate (Regocíjense y alégrense) escribió: “No tengas miedo de dejarte guiar por el Espíritu Santo. La santidad no te hace menos humano, porque es el encuentro de tu debilidad con la fuerza de la gracia.” Entonces, y solo entonces, nuestra alma estará satisfecha.

Paz, Fr. Sam