Un mensaje de Pascua del Padre Vince

Holy Thursday

Estimados amigos, ¡Paz y todo bien!

Normalmente durante los Sagrados Tres Días del Jueves Santo, Viernes Santo y Pascua, todos estamos intensamente ocupados con todos los detalles y preparativos necesarios. Estamos preparando coros, arreglando lirios, despojando el altar y practicando con los servidores y los Elegidos preparándose nerviosamente para el mejor momento de sus vidas. Como sabemos este año, gran parte de este “ajetreo” se ha ido al celebrar el Misterio Pascual de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor, no en nuestra iglesia, sino en nuestra “iglesia doméstica”, ¡que se transmite en el sitio web de la parroquia y en Facebook!

¡Sí, el coronavirus ha dado un gran golpe entrenosotros y en nuestra hermosa conmemoración de las grandes liturgias del año de la Iglesia! Pero no permitamos que el hecho de que no podamos estar físicamente presentes en la iglesia para celebrar este misterio ahogue el significado y la realidad de la gran obra de Dios entre nosotros. Aunque estamos en “toque de queda”, los Tres Días Sagrados no nos llevan simplemente de regreso al aposento alto, o al camino del Calvario, o incluso a la tumba vacía. Aunque estos hechos se recuerdan en nuestros corazones, estas liturgias tienen un propósito diferente. Celebran no lo que una vez le sucedió a Jesús, sino lo que ahora está sucediendo entre nosotros como un pueblo llamado a la conversión, reunidos en la fe y concedidos n el Espíritu de santidad.

De hecho, desde nuestras “iglesias en casa” este año, celebramos tanto la “cruz” como la “gloria”, unidas. Efectivamente, comenzamos los Tres Días Sagrados el Jueves Santo con las palabras de San Pablo a los Gálatas 6:14: “En cuanto a mí, jamás se me ocurra jactarme de otra cosa sino de la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo ha sido crucificado para mí, y yo para el mundo.” ¡Cruz y Gloria! Este es nuestro tema para este tiempo sagrado.

Este año celebraremos esta Cruz y Gloria en un estado de ánimo más tranquilo. Está bien. Quizás debido a esta pandemia, esta Semana Santa nos da una conexión aún mayor a la muerte y resurrección de Jesús. Vemos el sfrimiento de tantas personas en todo el mundo. Lo sentimos nosotros mismos, solo ir a la tienda de comestibles es una gran tarea; usar una máscara, estar en línea bien separados, ¡no encontrar en el estante lo que realmente querías cocinar esta noche! Sin lugar a dudas, parte de aquellos al nuestro alrededor están gravemente enfermos. ¿Podemos unir nuestro propio dolor, nuestra tristeza, incluso nuestro aburrimiento, al sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas en nuestra comunidad, nuestro país y nuestro mundo? ¿Y, podemos realmente celebrar la resurrección? ¡Sí, podemos! Creo, que este año más que nunca, el Domingo de Pascua traerá más significado para nosotros. Cristo una vez asesinado ahora vive. Como dice Pablo: “La muerte se traga en la victoria. “La muerte ha sido devorada por la victoria. ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!” (1 Corintios 15)

¡Celebremos la victoria de Jesucristo! ¡Felices Pascuas! ¡El Señor te dé paz!

Fr. Vince Mesi, OFM