Un nuevo comienzo

Fr. Vince Mesi, OFM

El Evangelio nos dice hoy: “Cuando estaban a la mesa, tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se los dio. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron”. Inmediatamente, la desesperación de los dos discípulos en el camino a Emaús se convirtió en alegría; su abatimiento se convirtió en euforia y se apresuraron a regresar a Jerusalén para contarles a los otros discípulos su encuentro con el Señor resucitado. Por supuesto, todos podemos identificarnos con estos dos discípulos que tuvieron sus sueños frustrados y que se sintieron abrumados por la decepción. Y en nuestros tiempos con esta terrible pandemia, necesitamos algo para sacarnos de nuestra penumbra. Estos tiempos pueden estar dejándonos con una fe debilitada, ¡incluso confiando en el plan de Dios para nosotros! Normalmente acudiríamos a esta iglesia deseando ser alimentados en Palabra y Sacramento. ¿Por qué? Porque Jesús se nos da a conocer al partir el pan. Pero, por supuesto, al menos en este momento no podemos reunirnos para la Eucaristía. Estás viendo y orando la Misa en nuestro sitio web. No, no es lo mismo que estar aquí físicamente y oramos para que pronto sea lo suficientemente seguro para cientos de nosotros adorar juntos. Pero por ahora, recordemos que podemos hacer una hermosa Comunión Espiritual. ¡Nunca me di cuenta de lo importante que era esto hasta ahora! Nuestro acto de Comunión Espiritual debe expresar nuestra fe en Cristo y en su presencia en la Sagrada Eucaristía, y al pedirle a Jesús que se una a nosotros. Es posible que desee utilizar esta hermosa oración a menudo durante el día: “Jesús mío, creo que estás presente en el Santísimo Sacramento. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Como en este momento no puedo recibirte sacramentalmente, entra al menos espiritualmente en mi corazón. Te abrazo como si ya estuvieras allí y me uno completamente a ti. Nunca permitas que me separe de ti. Amén.”

Como saben, habiendo alcanzado la edad de jubilación como párroco, dejaré mi puesto el 1 de julio. Aunque sabía que llegaría el momento, debo decir que no ha sido fácil. Los extrañaré terriblemente. Sin embargo, no estaré lejos de ustedes. Me han asignado a nuestra nueva Casa de Formación Franciscana en San Diego para ministrar a nuestros frailes estudiantes en su jornada y ordenación Franciscana. Nuestro monasterio será el antiguo convento en la parroquia de San Vicente. Y así, espero verlos de vez en cuando. ¡No puedo esperar a visitar algunos nuevos restaurantes italianos en ‘Little Italy!” ¡También, les anuncio con alegría que nuestro nuevo párroco será el Padre Oscar Méndez, nuestro actual vicario! También será asistido por otros frailes que aún no han sido nombrados. El Padre Oscar tiene grandes dones y un espíritu incansable. ¡Dénle la bienvenida con los brazos abiertos! Y así, al cerrar, una vez más les pido a todos que estemos atentos; ¡No podemos bajar la guardia! El poder del Covid-19 será aplastado, pero llevará tiempo. Debemos escuchar las directivas de los médicos profesionales y los funcionarios del gobierno que siguen su orientación científica y relevante. Y sigamos manteniendo en nuestras oraciones a todos aquellos que sufren la pérdida de seres queridos, trabajos y salud. Vamos a salir de esto. Amén.

Amor, Fr. Vince