Celebrando la Trinidad

Celebrando la Trinidad

Este Domingo 30 de mayo estamos celebrando la SOLEMNIDAD DE LA SANTISIMA TRINIDAD. Estamos celebrando el perfecto amor, comunión y unión entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Si nosotros somos hijos e hijas de Dios, tenemos que hacer el esfuerzo de vivir siempre imitando a la Santísima Trinidad, en el amor, comunión y unión los unos con los otros, aceptándonos y respetándonos tal, y como Dios nos ha creado. Que maravilloso y perfecto es el plan de Dios quien nos ha demostrado que nunca estamos solos y nunca lo estaremos pase lo que pase. Su amor ha sido tan perfecto e incondicional que la prueba de ello, nos ha regalado lo más sagrado que tiene, su propio Hijo. “Tanto amó Dios al mundo que le dio a su Hijo único, para que todo el que crea en el no perezca, sino que tenga vida eterna. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenarlo, sino para salvarlo por medio de él. El que cree en él no será condenado; por el contrario, el que no cree en él, ya está condenado, por no haber creído en el Hijo único de Dios” (San Juan 3, 16-18). Tanto es el amor de Dios, que quiere que todos seamos salvados por su Hijo, y su Hijo no vino para condenarnos, sino para salvarnos y llevarnos con él para que donde el esta, también estemos todos con Dios para toda la eternidad. La pregunta es, ¿aceptamos la invitación de Dios o la rechazamos? Lastimosamente, cuando tomamos decisiones equivocadas le echamos la culpa a Dios, como si Dios fuera el culpable de dejarnos llevar por el espíritu humano y carnal, en vez de dejarnos seducir por la efusión del Espíritu Santo.

Dios Padre nos envió a su Hijo amado para que siempre y en todo momento lo escucháramos. ¿Lo escuchamos y seguimos sus mandatos todo el tiempo, o solamente cuando nos conviene? “Vino entonces una nube que los cubrió y se oyó una voz desde la nube: Este es mi hijo amado; escúchenlo. De pronto, cuando miraron a su alrededor, vieron solo a Jesús con ellos” (San Marcos 9, 7-8). Esta voz y el mensaje de Dios Padre es un mandato para todos aquellos que nos consideramos Católicos; que solamente a Jesús tenemos que escuchar, y no a tantos charlatanes e anticristos. Desafortunadamente, cuando todo va mal en nuestras vidas, buscamos ayuda y consejo con otras personas que no trabajan para Dios, sino que trabajan para alguien más. Hay Católicos que tienen ídolos mortales y pecadores, que solamente los llevan a la ruina y perdición; devoción a la muerte, lectura de cartas, tarot, signos zodiacales, brujos, brujas, curanderos, curanderas, etc. El día que estos Católicos dejen de visitar y poner su fe en esos ídolos mortales y pecadores, sus vidas serán más plenas, felices, tranquilas; confiando y poniendo su Fe siempre en Jesús, pase lo que pase. Hermanos y hermanas, Jesús es el camino, la verdad y la vida, nadie va al Padre sino es por él (San Juan 14, 7). Hagamos la prueba y veremos lo hermoso, maravilloso y amoroso que es nuestro Señor Jesucristo. Solo él tiene palabras de Vida Eterna. Solo él nos ofrece lo que nadie nos puede ofrecer. EL AMOR INCONDICIONAL. Por otro lado, hay muchos Católicos que viven con miedos, temores, angustiados y en depresión, especialmente cuando nuestra Santa Iglesia camina y pasa por momentos oscuros, de desierto y confusión, por los errores que se han cometido de diferentes indoles. Piensan y creen que lo que Jesús instituyo y confirmo, está llegando a su fin. Esas son puras suposiciones y conclusiones, basadas en cálculos humanos. Recuerden que los momentos de crisis y desierto, son momentos de purificación y santificación. El que guía y seguirá guiando a nuestra Iglesia Católica, es la tercera persona de la SANTISIMA TRINDAD, EL ESPIRITU SANTO. “Yo te digo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia, y el poder de la muerte no podrá sobre ella. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo” (San Mateo 16, 18-19). Si Jesús nos ha dicho que estará con nosotros hasta el final de los tiempos, y que no habrá poder humano que pueda destruir lo que él ha edificado y confirmado en San Pedro, entonces ¿por qué tantas dudas, preocupaciones, angustias y miedos? “Dios me ha dado autoridad plena sobre cielo y tierra. Vayan y hagan discípulos a todos los pueblos y bautícenlos para consagrarlos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, enseñándoles a poner por obra todo lo que les he mandado. Y sepan que yo estoy con ustedes todos los días hasta el final de los tiempos” (San Mateo 28, 18-20). Una vez más, Jesús nos confirma que su fidelidad y sus promesas son perfectas. ¿Quién nos puede separar del amor, fidelidad y promesas del Jesús? Nadie, absolutamente, nadie. Amen.

Con cariño y respecto: Padre Alberto Villafan, ofm.

Fr. Alberto Villafan, OFM

¿Le gustaría recibir el mensaje de nuestro pastor? “Desde el escritorio del pastor”, cada fin de semana por correo electrónico? Haga clic para unirse a este grupo de Flocknote, o use el formulario a continuación para registrarse.

¡Regístrese para unirse al rebaño!

¿Quiere mantenerse actualizado con notificaciones por mensaje de texto y / o correo electrónico sobre los próximos eventos, horarios de misas y más? ¿Le gustaría recibir su boletín semanal por correo electrónico o conectarse con uno de nuestros ministerios? ¡Te tenemos cubierto! Esta es la mejor manera de obtener la información más reciente de la Parroquia Mission San Luis Rey durante las reglas de la pandemia en constante cambio y el clima impredecible.

Hay dos formas sencillas de registrarse en nuestro sistema de mensajes de texto y correo electrónico parroquial:

Simplemente envíe un mensaje de TEXTO con las palabras “MSLRP” al número 202-765-3441.

Use su computadora para registrarse. Simplemente visite: sanluisreyparish.flocknote.com

Tenga en cuenta. No enviaremos mensajes de spam. No venderemos ni enviaremos sus datos a ningún tercero. ¡Su información permanece en nuestro sistema parroquial y está segura y protegida con nosotros! ¡Bienvenido a la bandada de MSLRP en Flocknote!