Confiando en Dios

Reflexión del Boletín

Si tuvieras que explicar qué estaba haciendo Jesús en los evangelios, una buena respuesta sería: estaba tratando de hacer que lo familiar volviera a ser extraño. Quiere que quienes lo rodean vean sus vidas, su mundo y su fe bajo una luz completamente nueva. A veces eso implicaría que él enseñara, dijera o hiciera cosas que parecieran escandalosas. Otras veces, como en las parábolas de la semilla que hoy comparte, su acercamiento es más gentil y más sutil. “Mira a tu alrededor”, les dice a sus oyentes, y también a nosotros. “Considera las plantas que cosechas, los árboles de todos lados”. Podríamos ocuparnos del crecimiento de algunos: regar y fertilizar la tierra. Pero incluso la semilla que acabamos de esparcir a menudo cobra vida: “Por sí sola la tierra da fruto”.

Superficialmente esto podría no parecer una revelación terriblemente sorprendente. “¡Vaya, las plantas crecen! ¡Dime más!” Pero para Jesús, estos tallos, plantas y árboles que presenciamos a nuestro alrededor apuntan a una verdad más amplia de nuestra existencia: el universo ha sido diseñado para florecer. Y ha sido diseñado para que podamos florecer en él.

Intenta decirte eso a ti mismo un par de veces. “Todo este universo ha sido diseñado para la vida y para mi vida”. Puede sonar bastante narcisista. ¿Cuántas personas han justificado la explotación minera a cielo abierto en el planeta diciendo lo mismo? “Este planeta fue hecho para mí”.

Pero la visión de Jesús es que la humanidad no abrume ni domine el mundo natural, sino que exista dentro de él. Los árboles de nuestras calles, los cultivos de nuestras granjas, son para él recordatorios de la generosidad del universo del que formamos parte. Dios nos amó tanto a nosotros y a toda la creación que construyó ese amor en la estructura de la realidad. No tenemos que hacer nada para que eso suceda, señala Jesús. Ni siquiera tenemos que entenderlo. Así es como es.  

Muchos días me preocupa cómo resultarán las diferentes cosas en mi vida, incluso de dónde vendrá el próximo cheque de pago. Todos lo hacemos. Pero al mirar los árboles por la ventana por la mañana, verlos brillar con la luz y mecerse con la brisa, creo que se me está mostrando lo único que realmente necesito saber.  

Escrito por Jim McDermott. Reimpreso con permiso de U.S. Catholic. U.S. Catholic es publicado por Claretian Missionaries. Llame a 1-800-328-6515 para Información de subscripción.

(En Inglés)

Noticias

¡Recibe las últimas noticias!

Contacto

¿Quiere mantenerse actualizado connotificaciones por mensaje de texto y / o correo electrónico sobre los próximos eventos, horarios de misas y más? ¿Le gustaría recibir su boletín semanal por correo electrónico o conectarse con uno de nuestros ministerios? ¡Te tenemos cubierto! Esta es la mejor manera de obtener la información más reciente de la Parroquia Mission San Luis Rey durante las reglas de la pandemia en constante cambio y el clima impredecible.

Hay dos formas sencillas de registrarse en nuestro sistema de mensajes de texto y correo electrónico parroquial: Simplemente envíe un mensaje de TEXTO con las palabras “MSLRP” al número 202-765-3441.

Using the Safari browser, click then select "Add to Home Screen" and click "Add."