La Fiesta de San José

Feast of St Joseph

“José, descendiente de David, no tengas miedo de llevarte a María, tu esposa, a tu casa.” (Mt. 1.20)

Este miedo de José: ¿de dónde viene? No por su temor a Dios, porque es un hombre justo que conoce las promesas de Dios. Proviene del miedo a sí mismo, el miedo a no ser digno de participar en una obra tan hermosa de Dios, el miedo a su propia fragilidad, el miedo a ser demasiado pequeño para ser elegido protector del hijo de Dios. “¿Es cierto que podría ser incluido en el plan de Dios para el mundo?,” se pregunta. Sin embargo, llega la gracia, Dios lo ha elegido, lo ha elevado y lo ha invitado al gran misterio del amor. Cristiano, nos dice a cada uno de nosotros, no temas reconocer tu propia dignidad y misión en el amor de Dios. El Papa Francisco declaró este “Año de San José en su Carta apostólica del 8 de diciembre de 2020,”Con Corazón de Padre”. La carta publicada en el 150 aniversario de la proclamación de San José como Patrón de la Iglesia Universal, que somos nosotros. Él es nuestro patrón y eso trae muchas bendiciones.

José es identificado aquí en su papel único como “padre” a lo largo de la exhortación apostólica, pero es mucho más que eso, es un modelo para todos nosotros, hombres o mujeres, que están llamados a servir y proteger la presencia de Cristo en el mundo.

Es muy apropiado que celebremos a San José en esta Antigua Misión de San Luis Rey. La edificación en sí de la Misión, cuando comenzó, se colocó bajo la guía y protección de San José. Dos historias del compañero de Junípero Serra, Francisco Palou [Vida de Serra, XI, XX]

Serra pasó 10 años en la Ciudad de México antes de llegar a Alta California. Durante ese tiempo daría misiones en el sur. Una vez, cuando había terminado una misión, él y su compañero regresaban caminando al colegio. Estaba oscureciendo y no estaban seguros de poder hacerlo. Vieron una casa a lo largo del camino y llegaron a la puerta. Un anciano los recibió, junto con una mujer y un bebé. Fueron invitados a cenar y pasaron la noche. Cuando partieron a la mañana siguiente, se encontraron con unos arrieros que les preguntaron dónde se habían quedado la noche anterior. Después de que Serra les contó la historia, los arrieros simplemente respondieron: “En todo el camino que pasaron ayer, no hay tal casa junto a la carretera”.

Los pobres Frailes sintieron que era un milagro. José les dio la bienvenida en su casa, les dio de comer y les brindó gran afecto.

Pobreza, hospitalidad, afección.

Dieron gracias a Dios por cuidarlos a través de San José.

Serra llegó a San Diego en julio de 1769; fue rápidamente a Monterey. Cuando regresó a San Diego después de su primer viaje en la primavera de 1770, encontró a los colonos hambrientos: sin lluvia, sin cosechas, el desierto de California se había apoderado. Los barcos que iban a traer provisiones desde Baja California no habían llegado. El capitán de la expedición decidió que, si el barco no llegaba antes de la fiesta de San José, el 19 de marzo, todos volverían a casa y abandonarían el proyecto de evangelizar California. Serra y su compañero Crespi prometieron quedarse sin importar lo que sucediera. Junípero sugirió que hicieran una novena a San José, el patrón de su aventura. El día 19, día de San José, el último día antes de que tuvieran que partir, vieron un barco frente a la costa de San Diego, había llegado comida. La expedición se salvó, Serra pudo continuar con su gran obra.

Serra siguió adelante para fundar nueve misiones en California. Durante el resto de su vida, como nos cuenta Francisco Palou, Serra celebró el 19 de cada mes una Misa Solemne de acción de gracias para San José, que proveyó para los Frailes y colonos y seguía protegiendo a aquellos cuyo único deseo era dar a luz a Cristo en este mundo, dándole a Jesús un nombre, un linaje real y la misión de predicar la Buena Nueva.

No dudemos que nosotros también tenemos el privilegio de estar incluidos en la familia de San José. Este año, mientras nos preparamos para la fiesta, hacemos nuestra propia peregrinación, dando gracias y orando para que con su protección y ejemplo nosotros también podamos darle un nombre a Jesús y permitirle trabajar para construir un hogar para todas las personas en el mundo de hoy.

Fr. Joseph Chinnici, OFM

¡Joseph Chinnici, O.F.M., está feliz de celebrar la Fiesta de San José! Presidente emérito de la Escuela Franciscana de Teología, un feligrés en la Misión San Luis Rey en sus años universitarios y su trabajo posterior en educación de posgrado, ahora vive en la Parroquia de la Inmaculada Concepción en San Diego y continúa enseñando en la Escuela de Teología ubicada en la Universidad de San Diego.