La Ascensión del Señor

Jesus: Ascension!

¿Cuántos de nosotros andamos buscando la paz por todos lados, aún en lugares y sitios equivocados? Cuándo pasamos por miedos y temores, ¿a quién o a dónde recurrimos? ¿Buscamos siempre a Jesús en su Palabra y en la Eucaristía para obtener esa paz que tanto Es muy interesante saber que el número cuarenta es un número significativo en las Escrituras. ¿Por qué Jesús dejó a sus discípulos cuarenta días después de su resurrección? Moisés fue al monte a buscar el rostro de Dios durante cuarenta días en oración y ayuno. El pueblo de Israel estuvo en el desierto durante cuarenta años preparándose para su entrada a la tierra prometida. Elías ayunó durante cuarenta días mientras viajaba por el desierto al monte de Dios. Jesús fue al desierto y ayunó durante cuarenta días, y durante cuarenta días después de su resurrección Jesús se apareció numerosas veces a sus discípulos para asegurarles que había resucitado en verdad y para prepararlos para la tarea de llevar a cabo la obra que comenzó durante su ministerio terrenal.

Fr. Oscar Mendez, OFM

La partida y la ascensión de Jesús fueron tanto un final como un comienzo para sus discípulos. Si bien fue el final de la presencia física de Jesús con sus discípulos, marcó el comienzo de la presencia de Jesús con ellos de una manera nueva. Jesús prometió que estaría con ellos siempre hasta el fin de los tiempos. Ahora como el Señor y Salvador glorificado y resucitado, ascendió a la diestra del Padre en el cielo, Jesús prometió enviarles el Espíritu Santo que los ungiría con poder en la fiesta de Pentecostés, así como Jesús fue ungido para su ministerio en el río Jordán. Cuando el Señor Jesús se separó físicamente de los apóstoles, no quedaron en pena ni dolor. En cambio, estaban llenos de alegría y con gran anticipación por la venida del Espíritu Santo. Entonces, para nosotros, el Espíritu Santo ha venido a nuestras vidas, y podemos ser testigos de Jesús de esta nueva vida y alegría.

Las últimas palabras de Jesús a sus apóstoles apuntan a su misión salvífica y a la misión de ellos de ser testigos de su muerte salvadora y de su resurrección gloriosa y de anunciar la buena noticia de salvación a todo el mundo. Su tarea es proclamar el evangelio, las buenas nuevas de salvación, no solo al pueblo de Israel, sino también a todas las naciones. El amor de Dios y el regalo de la salvación no están reservados para unos pocos o para una sola nación, sino para todo el mundo, para todos los que lo acepten. El evangelio es el poder de Dios, el poder para liberar a las personas de su carga de culpa, pecado y opresión, y el poder para sanarnos, restaurarnos y hacernos completos. ¿Crees en el poder del evangelio?

Esta es la gran comisión que Cristo resucitado da a toda la iglesia. A todos los creyentes se les ha dado una parte en esta tarea: ser heraldos de las buenas nuevas y embajadores de Jesucristo, el único salvador del mundo. No nos hemos quedado solos en esta tarea, porque el Señor resucitado obra en y a través de nosotros por el poder de su Espíritu Santo. Hoy somos testigos de un nuevo Pentecostés cuando el Señor derrama su Espíritu Santo sobre su pueblo para renovar y fortalecer el cuerpo de Cristo y equiparlo para un ministerio y una misión efectivos en todo el mundo. ¿Das testimonio a los demás del gozo del evangelio y de la esperanza de la resurrección? Feliz Día de la Ascensión, y oremos para que también nosotros recibamos el Espíritu Santo en nuestra vida.

Paz y bien.

Padre Oscar Mendez, ofm